El Bosque Norte 0110 Las Condes, Santiago, Chile | +562 2249 3045
Compartir esta nota:

La Importancia del Zinc en los cultivos

Aspectos a considerar para una fertilización más eficiente

Nos acercamos a la época de primavera donde los cultivos, por efecto del aumento de las temperaturas, horas de sol y desarrollo, comienzan a necesitar de la mayor cantidad de nutrientes posibles para la extracción o absorción de estos. Esto con el fin de producir granos, frutos, tubérculos, pasto, de mayor calidad y cantidad. Es por esto que se necesita contar con suelos sanos, fuertes, fértiles y homogéneos.

El zinc es un micronutriente esencial para el crecimiento y productividad de cultivos tradicionales como arroz, trigo, cebada y maíz, además de frutales y hortalizas. Su baja disponibilidad limitará el normal desarrollo de las plantas y su producción, incluso aun cuando su deficiencia no sea percibida visiblemente, en lo que se denomina “hambre oculta”. La importancia del elemento está dada por su participación en innumerables procesos fisiológicos claves como la estructura y funcionalidad de las membranas, la regulación del crecimiento, activación enzimática, actividad de fitohormonas, síntesis de proteínas, fotosíntesis, metabolismo de los carbohidratos, fertilidad, producción de semillas y la defensa contra enfermedades, entre otras.

La deficiencia de zinc en los cultivos, además de mermar la productividad, conlleva una mala calidad nutricional de éstos. Según la OMS, la mayoría de los grupos poblacionales presentan algún nivel de deficiencia de zinc y estudios en este ámbito, indican que la deficiencia moderada del elemento produce retraso en el crecimiento y puede provocar un incremento de enfermedades respiratorias, digestivas y de la piel, afectando principalmente a niños y mujeres durante el embarazo y la lactancia. Así, una dieta con alimentos que contengan adecuados niveles de zinc es una forma práctica y sustentable de contribuir a prevenir estas deficiencias en la población.

Las principales causas de deficiencia de Zn en los cultivos son la baja concentración de Zn total en el suelo (especialmente en suelos arenosos, sódicos y calcáreos), baja disponibilidad del elemento (alto contenido de materia orgánica, pH alto, suelos calcáreos y sódicos), altos niveles de nitrógeno y fosfato y/o la mala exploración de raíces, especialmente en suelos deficitarios. Temperaturas bajas del suelo, entre otros factores, pueden contribuir a una baja actividad radicular, absorción de zinc y traslocación a los brotes, lo cual puede ser muy relevante en etapas iniciales del cultivo.

El encalado, práctica habitual en suelos del sur de Chile, puede provocar una disminución también importante de disponibilidad de Zn para las plantas, la cual puede agravar eventuales condiciones de suelos con natural bajo contenido del elemento. Por otra parte, en sectores de secano la deficiencia de Zn puede ser un factor fuertemente limitante del rendimiento para cultivos como el trigo: Así también, el anegamiento puede inducir una baja disponibilidad de Zn por precipitación con hierro y aluminio solubles en el suelo.

El conocimiento de la demanda nutricional del cultivo, el suelo y su contenido nutricional, junto con análisis foliares y/o de frutos, son herramientas claves para un buen análisis de los requerimientos de fertilización y la mejor forma y oportunidad para suministrarlos.