El Bosque Norte 0110 Las Condes, Santiago, Chile | +562 2249 3045
Compartir esta nota:

Clorósis férrica

¿Hojas amarilladas? Podría ser clorosis férrica

La coloración amarilla en las hojas de las plantas se denomina clorosis, debido a que es producida por la falta de clorofila. Sin embargo, la clorosis no tiene una sola causa sino que puede ser producida por diferentes factores. En este artículo que traemos, junto a 2×3.cl, te hablaremos un poco sobre la clorósis férrica.

La clorosis férrica es un color amarillento en las hojas de las plantas causado por la deficiencia de hierro. Sin embargo, no siempre es una verdadera deficiencia de hierro, sino más bien dificultad para que la planta capte el hierro del suelo. Las hojas amarillas indican una falta de clorofila, el pigmento verde responsable de la fotosíntesis (producción de azúcar) en las plantas.

Las causas de la clorosis férrica son complejas y no se comprenden completamente. Podría ser una deficiencia en el suelo o la planta. Muchas reacciones dominan la disponibilidad de hierro y hacen que la química del hierro en el suelo sea compleja; la clorosis férrica generalmente ocurre en suelos calcáreos con un pH alto y, aunque estos suelos tienen mucho hierro, el pH alto provoca reacciones químicas que hacen que el hierro no esté disponible para las raíces de las plantas.

Las plantas que se cultivan en suelos de pH alto no ilustran los síntomas de la clorosis férrica, porque han evolucionado para usar el hierro de manera eficiente y pueden obtenerlo del suelo. Investigaciones recientes han descubierto que los bicarbonatos (HCO3) desempeñan un papel importante ya que se producen fácilmente en suelos de pH alto, especialmente cuando las condiciones húmedas limitan la disponibilidad de hierro. Incluso en suelos alcalinos, el bicarbonato es mucho más alto en el suelo calcáreo que en el suelo no calcáreo. 

En suelos calcáreos, el bicarbonato inhibe la movilización del hierro acumulado desde las raíces hasta el follaje y afecta la disponibilidad de hierro  al amortiguar el pH del suelo. Cuando se aplica agua de riego con alto contenido de bicarbonato, la deficiencia de hierro aumenta porque el bicarbonato se suministra al suelo. Los efectos adversos de los altos niveles de bicarbonato se exacerban en suelos saturados, suelos muy secos o suelos compactados, donde los niveles de bicarbonato aumentan, lo que conduce a una disminución del crecimiento de las raíces y la absorción de nutrientes.

El yeso puede ayudar a remediar la clorosis férrica. Esto se debe a que el yeso reacciona con el bicarbonato para formar carbonato de calcio (CaCO3), disminuyendo la cantidad de bicarbonato en el suelo que afecta la absorción y la disponibilidad de hierro.

Para mayor información sobre la disponibilidad de productos de CNA, escríbenos a contacto@cnagro.cl