El Bosque Norte 0110 Las Condes, Santiago, Chile | +562 2249 3045
Compartir esta nota:

Cada Gránulo Vale

Aspectos a considerar para una fertilización más eficiente

Nos acercamos a la época de primavera donde los cultivos, por efecto del aumento de las temperaturas, horas de sol y desarrollo, comienzan a necesitar de la mayor cantidad de nutrientes posibles para la extracción o absorción de estos. Esto con el fin de producir granos, frutos, tubérculos, pasto, de mayor calidad y cantidad. Es por esto que se necesita contar con suelos sanos, fuertes, fértiles y homogéneos.

Con estas condiciones ideales podemos lograr que las raíces cumplan mejor su labor de crecer, explorar, interceptar, capturar, absorber y distribuir agua y los nutrientes dentro de la planta para llegar a ser transformado en producto final de calidad y de alto rendimiento (granos, quintales, kilos de materia seca, verde, etc).

Con el objetivo de lograr una fertilización eficiente, metódica y equilibrada se recomiendan los siguientes cuatro pasos.

1. Realizar análisis de suelo de forma periódica

2. Interpretación correcta del análisis de suelo por parte de quien evalúa o realiza diagnóstico.

3. En la recomendación, es fundamental conocer bien cómo crecen y se desarrollan los cultivos, para saber sus requerimientos y las necesidades de nutrientes en las distintas etapas fenológicas de las plantas.

4. Enviar muestras a laboratorios confiables, con resultados que no hagan dudar de lo que se requiere. Así no se subestimarán las dosis de fertilizantes necesarios para correcciones o mantención de los suelos, incurriendo en mayores costos. En lo posible, enviar las muestras año a año al mismo laboratorio, en la misma fecha de muestreo, a la misma profundidad, para evitar una interpretación errónea o aumentar el mar- gen de error del diagnóstico.

Si consideramos que se debiese tomar de forma representativa una muestra cada 15 a 20 hectáreas, el valor de costo promedio por hectárea sería de entre dos mil a tres mil pesos. Este es un costo marginal si se considera que los costos asocia- dos a fertilizar rondan entre un 35% a 40% de los costos totales dependiendo del cultivo, por lo que cualquier información que nos ayude a optimizar este porcentaje será bien recibida para lograr una relación costo beneficio más eficiente en la búsqueda de mejores rendimientos y calidad en los cultivos.

Posteriormente, es ideal considerar y evaluar el estado del suelo respecto a su porosidad, capacidad de aireación, infiltración, estructura, textura, porcentaje de materia orgánica, así como también tener en cuenta si se realizan o no labores de incorporación de rastrojos, guanos u otras fuentes orgánicas. Todo esto debe ser considerado ya que las plantas, aparte de nutrientes minerales, necesitan asimilar carbono, hidrógeno y oxígeno para la formación de carbohidratos y energía en el proceso de fotosíntesis, respiración celular, crecimiento y desarrollo de las plantas.